Te traemos los mejores consejos para que no te cortes ni te quemes.

1

¡No uses trapos de cocina! Utiliza agarraderas o manoplas de horno para coger las bandejas del horno, así como ollas, fuentes y sartenes calientes.

2

Cuando frías alguna carne en una sartén caliente, no ‘tires’ la presa porque saltará el aceite y te quemarás.

3

Usa ropa de manga corta, o en su defecto mangas ajustadas y/o enrolladas (si traes ropa de manga larga) mientras cocines.

4

Poner el máximo cuidado al abrir las ollas a presión, siguiendo las instrucciones del fabricante.

5

Al destapar una cacerola con líquido hirviendo, levántala abriéndola en sentido contrario al cuerpo.

6

No llenes demasiado los recipientes que se tienen que transportar con aceite o líquido hirviendo.

7

Al dar la vuelta a la tortilla, inclina el plato hacia fuera para que las gotas de aceite o huevo hirviendo no caigan hacia el brazo.

8

Evita el contacto del calor en los mangos o asas de los utensilios de cocina, (sartenes, espumaderas, etc.).

9

Procura que los mangos de las ollas y sartenes no sobresalgan de la cocina.

10

Para evitar quemaduras, usa guantes térmicos al coger los mangos de las ollas y sartenes.